Mucho se dice en la actualidad sobre las tiendas virtuales con el modelo PWA, y sobre las compañías que las implementan. No solo fueron Facebook y Twitter, sino que hay ejemplos de éxito como Starbucks, que implementó su PWA y vió el número de usuarios duplicarse; los pedidos en punto físico y en la PWA alcanzaron la misma frecuencia. Pero, ¿qué es una PWA?, ¿qué las diferencia de las aplicaciones que conocemos?, y ¿en realidad son tan ventajosas como parece?

Usualmente, cuando se habla de comercio electrónico, la imagen que surge en nuestra mente es la de una página web estándar que permite añadir productos a un carrito, o por otro lado, es la de una aplicación nativa que permite comprar y recibir a domicilio. 

Una PWA (o Progressive Web App en inglés) está justo en el medio, y no es una tecnología tan nueva, aunque hemos visto su auge recientemente. Para el 2015, Google introdujo las PWA como aplicaciones que utilizan al máximo las oportunidades del navegador, para brindar una experiencia móvil muy parecida a la de una aplicación nativa.

Es decir, sí parten de una página web, pero utilizan soluciones que permiten usar la interfaz del dispositivo con estética y funcionalidad similar a la de una aplicación nativa. ¿Pero esto qué significa en detalle? Revisemos las características de una PWA.

Son fáciles de encontrar, pues aparecen en los buscadores, como Google, y algunas ya están disponibles en la Play Store. De todas formas, están pensadas para ser usadas desde un navegador.

No ocupan memoria interna, es la característica que traen consigo al estar alojadas en un sitio web, y no en la memoria del dispositivo como una aplicación nativa.

Son dinámicas, es decir que se ajustan de forma responsiva a la orientación y el tamaño del dispositivo.

Permiten acceso directo, esto significa que las podemos anclar a nuestra pantalla de inicio sin necesidad de descargar ningún archivo. Además son indexables y enlazables, es decir que se pueden compartir con solo enviar en URL.

Siempre están actualizadas, y no es necesario que el usuario baje la última versión en una tienda de aplicaciones, sino que cualquier cambio realizado en la plataforma es visible de una vez para los usuarios.

Funcionan en modo offline, lo que significa que estas aplicaciones permiten el acceso parcial o completo cuando no hay conexión a internet. Además, permiten las notificaciones push aún cuando la aplicación está cerrada.

Son seguras, pues usan punto de conexión HTTPS, además se emplean tecnologías como  TLS para el cifrado web como parte de las protecciones al usuario.

Rápidas, se apoyan en el almacenamiento caché y permiten las interacciones como el scroll o los clics suelen ser más rápidas porque son menos pesadas.

Progresivas, lo que quiere decir que su versatilidad y funcionalidades se escalan de acuerdo a la capacidad del dispositivo.

Tienen funcionalidades propias de apps nativas, como el acceso a funciones del dispositivo como la cámara, el acceso a la geolocalización, o el Bluetooth.

Por esta variedad de ventajas es que las PWA han sido un éxito en la industria en los últimos años. Se han vuelto sinónimo de practicidad y de una forma de fidelizar y alcanzar clientes nuevos también. 

Para saber más sobre fidelización de clientes, te recomendamos este blog con 5 tips para fidelizar a tus clientes.

Pero ya que conocemos las virtudes que esta implementación nos brinda, también analicemos el otro lado. Pues a la hora de tomar una decisión de implementar una tienda virtual, es siempre fundamental analizar las características de nuestro negocio y las características de la implementación lado a lado para garantizar que la decisión es correcta. Las desventajas que traen consigo las PWA no son muchas en comparación a sus buenos aspectos, pero vale la pena tomarlos en consideración. 

Las PWA, en su gran mayoría, no aparecen en tiendas de aplicaciones, y a esto le sumamos, que son desconocidas en su mayor parte. Los usuarios al acceder a ellas, muchas veces no están conscientes de que es una opción anclarlas al inicio o utilizarlas off line. 

Dado que estas aplicaciones utilizan variedad de funcionalidades de forma simultánea, consumen mucha batería cuando se usan en cualquier dispositivo, por sus códigos ser web y no nativos, puede que consuman más que una aplicación nativa. 

Cabe mencionar también, que esta implementación está empezando a alcanzar notoriedad, y que las funcionalidades que por ahora ofrece, aunque muy versátiles son limitadas. Aquí es muy importante analizar las características de nuestro negocio, para que tomemos la ruta indicada. Si nuestra tienda virtual es una aplicación que aprovechará la funcionalidad de los contactos del dispositivo, por ejemplo, tal vez desarrollar una app nativa sea la mejor opción. 

SUIND es una marca de Digiway Group, y somos especialistas en e-commerce, podemos ayudarte a decidir si una PWA es la mejor opción para tu negocio, como también podemos asistirte en todo el proceso de la implementación. Como ya fue el caso exitosos que tuvimos con Tostao, una marca notoria en nuestro país, y que ha tomado la decisión de implementar una tienda PWA, que está disponible actualmente y que brinda todas las ventajas antes mencionadas. 

Todo sobre Amazon Web Service